Cómo subrayar un libro de forma correcta: 9 mejores consejos

Seguro que en más de una ocasión te has topado de cara con el enigma del subrayado: queremos memorizar un libro, estudiar un texto, anotar ideas interesantes… Sin embargo no todo el mundo es capaz de sacarle partido al subrayado, y por eso mismo vamos a darte una serie de consejos para que aprendas a subrayar desde cero o bien para que mejores tu técnica.

Lo primero es sacarte de la cabeza la idea de que subrayando los textos, tu libro se echará a perder. De hecho, un libro que conserva sus textos inmaculados, es una prueba de que su lector o lectores no han sabido aprovecharlo. A continuación, te daremos algunos consejos rápidos para hacer subrayados en tus libros como Dios manda.

¿Por qué subrayar textos en tus libros?

Esta es una práctica que los lectores usan como herramienta para resaltar puntos clave dentro de los textos que están leyendo. De este modo, pueden emplearlos como indicadores, recordatorios o guías para tomar notas posteriormente.

El subrayado de los textos no es algo que se rija por alguna regla gramatical específicamente. Esto es una cuestión de estilo, por lo que cada lector puede utilizar esta herramienta adaptándola a sus propias particularidades. Es por esta razón, que las personas pueden aprovechar el subrayado para enfatizar visualmente cualquier información que deseen.

Mejores consejos para subrayar un libro correctamente

Conoce los tipos de subrayado

Antes de comenzar con este “sacrilegio necesario” a tus libros, es fundamental conocer cuáles son los tipos de subrayados que existen.

  • Lineal: son líneas dobles o simples trazadas debajo de las palabras y constituye la manera más común de subrayar.
  • Estructural: más que un subrayado, es una manera de anotación. Se hace anotando la idea clave de cada párrafo en el margen izquierdo de la página.
  • Lateral: son líneas perpendiculares trazadas lateralmente en los párrafos enteros que se quieren destacar.
  • De realce: consiste en anotar en los márgenes del texto las dudas o ideas claves que pueden ser de ayuda más adelante para el lector.

Comienza haciendo una primera lectura

Después de familiarizarte con los tipos de subrayado, lo siguiente es hacer una primera lectura. La idea de esto es conocer los textos y determinar cuáles son los puntos clave sobre los que debes hacer énfasis visual. En este primer contacto, no debes hacer pausas para profundizar en dichos puntos.

Vuelve a leer para estructurar la información

La segunda lectura del texto es la que vas a realizar para estructurarlo. Este es un paso muy importante porque determinarás dónde empezar y dónde terminar el subrayado. Si no se hace correctamente el resaltado de las palabras, frases o párrafos perderá todo el sentido.

Este será como “separar el grano de la paja”, pues tendrás que dejar de lado la información prescindible y enfatizar la que es clave.

Por lo que más quieras no subrayes libros de la biblioteca

No te pases subrayando

Este es un error que suelen cometer los principiantes. Cuando se subraya demasiado, la información que realmente es fundamental pierde valor, lo cual hace que el énfasis visual que pretendíamos aportar carezca de sentido.

Jerarquiza los subrayados

No tienes que limitarte a usar un solo tipo de subrayado, sino que puedes establecer una prioridad para cada uno. Por ejemplo, emplear el subrayado lineal para ideas principales, el lateral para las ideas secundarias y emplear algunas notas relevantes en los márgenes de la página.

Otra buena idea es aplicar diferentes colores para identificar el tipo de información. Como dato importante, sugerimos escoger colores suaves en lugar de los típicos resaltados en fluorescentes. Esto es algo que tu vista agradecerá.

Repasa las notas resaltadas

Una vez hayas tomado las notas necesarios y realizado los subrayados debes volver a repasar la lectura. Sin embargo, esta vez no lo harás por completo, sino que ejecutarás la lectura solamente de los puntos resaltados y si logras entender la idea principal del texto entonces hiciste un buen trabajo con las anotaciones.

Usa el subrayado lateral para resaltar varias líneas

Cuando la idea que quieres resaltar conlleva varias líneas de un mismo párrafo lo ideal es destacarla utilizando el subrayado lateral. De este modo, la página se verá más limpia y ordenada y ahorrarás tinta.

Anota signos de interrogación en ideas confusas

Hay ocasiones en que encontrarás ideas poco claras para las cuales tendrás que hacer investigaciones externas para comprenderlas. No obstante, después de terminar una lectura podría ser más complicado separar las ideas principales del texto de las interrogantes. Para evitar estas situaciones podrías marcar las frases o palabras claves que debes aclarar luego, encerrándolas entres signos de interrogación.

Revisa siempre

Para finalizar, sugerimos hacer un nuevo repaso de la lectura para comprobar que todas las ideas clave han sido resaltadas visualmente. Para ello, es necesario volver a leer todo el texto completo y de existir algún punto clave que haya sido pasado por alto, resaltarlo inmediatamente.